3 de febrero de 2008

En memoria de José Rangel


Ahora quiero contar algo antes que lo olvide, quiero escribirlo aquí por si acaso alguien lo lee. No sé si tenga lectores o no. No sé si ésto sea importante para el mundo; pero para mí lo es. Quiero contar algo que me dijo hace meses, o días, u horas, acaso hace unos momentos, José Rangel Acosta. Uno de los últimos hombres que amaban de forma auténtica el campo, allá en San Juan de Retana. El iniciador del templo que ahora se construye de forma perpetúa, el que se fue a los Estados Unidos durante 20 años y que todos creyeron que no regresaría pero que nunca descuidó a su familia. Hombre de excesos, de contención, de temple. Diestro en el juego de billar hasta que se fue la juventud. El que jugaba por una bebida, el que emprendía todo oficio por unos dólares. Alguna vez me dijo que nunca desestimará trabajo alguno, porque el hombre siempre debe fraternidad a otros hombres..Él me enseñó a que la familia siempre era primero. Ese hombre me contó anécdotas tan sorprendentes cuando me vio partir.
Hablo de mi abuelo, mi papá José, o pa'José, como le decíamos todos en vida. Ese hombre daba todo de sí para el templo local, ese lugar en donde que no fue velado. Aún recuerdo cuándo le pidieron más tierra y la gente le lanzó improperios y él no les dijo nada: sólo cedió las tierras. Cuando le pregunté por qué lo hizo, me dijo dos cosas: "Era para el templo y Dios dirá". Me decía: "p'a que enojarse, eso hace daño". Tantas cosas que hoy recuerdo de golpe. Y como dice Jorge Manrique: "cómo, después de acordado/da dolor".

Tan lejos de él y no pude despedirme.

Mi abuelo falleció el pasado Miércoles y hasta hoy sábado me he enterado, descanse en paz.

3 comentarios:

Ceci dijo...

Quisiera decirte muchas cosas... pero en estos casos pues no se de que manera explicarme... lamento mucho lo de tu abuelo, pues yo se que se siente que se te valla tu abue consentido pues el mio murio hace ya mas de 8 años.. lo lamento animo!

Mis abuelos tambien son de San Juean de Retana...

Athkiel Kenobi dijo...

Perder a un ser querido es una de las experiencias mas desconcertantes que hay.

Que ese ser querido se vaya cuando no podemos decirle si quiera adios en persona. Es doloroso.

Estar tan lejos y solo con los recuerdos de esa persona, te deja dos caminos: atesorar en privado y para toda la vida los momentos que pasaron juntos, o dejar que el dolor y la frustracion te invadan, y no te permitan entender el momento.

Espero que hayas elegido la primera opcion. Un abrazo

nattmørker dijo...

Pues como te había dicho, lo importante es que, como me contaste, compartiste muchas cosas con él, y pues eso es mas importante que el haberse despedido. Pero pues, tal vez no se pueda decir mucho, pero pues espero que ya estes mejor al respecto.

Saludos desde aca, y pues seguimos ya en contacto otra vez.