13 de septiembre de 2008

La Tarjeta

Te confesaré algo, veráz, andaba muy tranquilo por la vida, como se dice regularmente, cuando ella se atravesó en mis inquietudes. La vi, me sedujo, y caí a sus miradas; claro, te diré, la vida con ella no siempre fue placentera, las sospechas de una posible infidelidad no me dejaban dormir, mas yo lo negaba siempre; deseaba estar con ella todo lo que me restara de existencia. Sin embargo, le temí siempre, le tuve, como se dice, su respeto, toda ella imponía con su presencia a donde quiera que fuese. Supe, al poco tiempo de vivir juntos, que debía abandonarla, los amigos, la familia, la conciencia, me aconsejaron dejar de invertir en sus exóticos gustos, pero nunca hice caso, le seguí a donde ella indicara.
Dando tumbos, la idolatré y aunque no sea muy religioso, me siento manchado por sus caricias. Hoy supe la noticia, la fatal, atroz noticia. No de golpe, eso, tengo que agradecerle, sino a cuentagotas; dejó que me diera cuenta poco a poquito. No te mentiré, tampoco en ese momento quise creerlo, pero fueron ciertas mis sospechas de sus conjuras. Al abrir mi cartera en un "Kentucky" lo supe, orden en mesa lo supe, se había marchado de mi vida, me había abandonado en la última sucursal donde estuvimos; entonces regresé al banco, miré en la ranura del cajero automático y ella no estaba. Lo he perdido todo, ella lo ha tomado completamente con su abandono.

(A mi desaparecida tarjeta de Débito)

3 comentarios:

Athkiel Kenobi dijo...

Esta buenisimo...

Eso que se te pierda la tarjeta de verdad, el mundo se viene abajo, dejas de respirar, te da taquicardia... y te la pasas checando tu cel por si llega algun mensaje, que diga "ha realizado un retiro"...

Espero que de susto no haya pasado y que tengas de vuelta acceso al dinerito.

Luego leo bien los poemas que dejaste... he andado en mi nube nueve.. xD, tu sabes..

Cuidate Doc,

FUEGO DE MARTE dijo...

ya me di cuenta de lo que querias que me diera cuenta y no en balde me hago llamar la hija del zorro, zorra astuta soy no me afecta, de tu soberbio pues x ya vi que eres el gato enviado de la afectada, cuidado con el fuego de marte.

s.mars

nattmørker dijo...

Uh chale... suele pasar, bueno, lo bueno es que no paso nada jaja. El martes fui a jugar con Huicho, a ver si llegas "pronto", sale pues, te ves. Hace mucho que no pasaba al blog